INFORMACIÓN TÉCNICA
Éxito en los transplantes, y establecimiento de plantas tropicales utilizando micorrizas.

Por: Agro. Gloribel González M.S.

Las palmas, árboles, arbustos y otras plantas tropicales son versátiles y hermosos contribuyendo a la estética de cualquier propiedad. Sin embargo, para alcanzar su belleza máxima estas plantas tienen que soportar exitosamente la transición de un ambiente controlado de un nursery a un ambiente de jardín o agrícola altamente estresado hecho por el hombre.

El reto
En el sistema radicular la humedad del suelo es muy importante inmediatamente luego de un transplante y durante el periodo de establecimiento que puede durar hasta un periodo de un año. El sistema radicular de un transplante tiene solo una fracción de su cobertura normal. Esto reduce dramáticamente el volumen del perfil del suelo en el cual las raíces pueden obtener agua y nutrientes, lo que conocemos coma la zona de absorción. El reto principal radica en que los transplantes remuevan agua y nutrientes de la zona de absorción más rápido de lo estos pueden ser reabastecidos.

La fertilidad es otro factor crítico en este proceso. Generalmente los transplantes son muy susceptibles a deficiencias nutricionales. En el caso de las palmas, estas son especialmente sensibles a deficiencias de nitrógeno, potasio, magnesio, manganeso y otros micronutrientes. Además, requieren un programa de fertilidad balanceado que incluya micronutrientes para su sano establecimiento. Sin embargo, si el programa de fertilidad no ha sido bien planificado, los fertilizantes diseñados para suplir nutrientes al perfil del suelo pueden ser agotados o lavados, ocasionando deficiencias periódicas de minerales. Esto puede ocasionar que la planta esté menos capacitada para manejar este ambiente de estrés y esté más susceptible al ataque de enfermedades y plagas.

Por otro lado, ya que durante los transplantes muchas de las raíces son destruidas, se altera la asignación de azucares en la planta. Este desbalance ocasiona un movimiento mayor de azucares a la zona radicular para compensar las raíces pérdidas, a expensas del desarrollo y mantenimiento del follaje. Esto promueve la pérdida excesiva de follaje, retardo en el crecimiento y en ocasiones la muerte del transplante.

La solución
La solución a este problema son las micorrizas. Las micorrizas son asociaciones mutuamente beneficiosas entre las raíces finas de mayor absorción en la planta y ciertos hongos altamente especializados que viven en las raíces. Las micorrizas se dividen de acuerdo al lugar de su establecimiento, fuera o dentro de las células de la raíz en ectomicorrizas y endomicorrizas respectivamente. Las de mayor importancia para nosotros, por nuestras condiciones climáticas, son las endomicorrizas.

La forma más común de endomicorrizas son las Micorrizas Vesiculares Arbusculares, (VAM; por sus siglas en inglés). Las VAM están presentes en más de 1,000 géneros de plantas y sobre 200 familias, lo que representa el 85% de las 300,000 especies de plantas verdes alrededor del mundo.

Modo de acción
Una vez que la raíz ha sido inoculada con VAM, estas producen hifas y esporas desde el interior hasta la parte externa de la raíz. Estas estructuras en el exterior de la raíz forman una red absorbente llamado micelio. Este micelio se extiende desde la raíz hasta áreas distantes dentro del perfil del suelo, enlazando el sistema radicular a muchas reservas de agua y nutrientes en el suelo. Como resultado, el área de absorción de la raíz es grandemente expandida haciendo disponible los nutrientes y el agua que anteriormente no podían interceptar la misma. El área física de absorción de la raíz puede aumentarse tanto como un 700% dando como resultado mayor capacidad de absorción, mayor supervivencia del transplante, optimización de las oportunidades de nutrición mineral en el perfil del suelo y promoción del establecimiento y crecimiento de árboles, arbustos y otras plantas. Esta red de micelios también establece un sistema sustentable de fertilidad basado en los microorganismos.

Uno de los problemas principales en los sistemas manejados por el hombre, ya sean ornamentales o agrícolas, es el agotamiento de los nutrientes en el suelo.

 

El riego constante y los requerimientos de las plantas agotan los nutrientes disponibles en el suelo y el fósforo remanente usualmente queda en una forma insoluble. Además, en estos terrenos casi siempre se ha removido la corteza y con ella su porción más nutritiva.

Estableciendo un sistema de red de micorrizas se toma ventaja de la liberación de nutrientes solubles en agua producidos por otros microorganismos beneficiosos como las bacterias fijadoras de nitrógeno, las bacterias y micorrizas solubilizadoras de fósforo y de las bacterias que descomponen la materia orgánica del suelo a nutrientes disponibles. Estas bacterias promueven la biofertilidad en la zona de la raíz. En raíces sin micorrizas, generalmente se encuentran en poblaciones bajas y se limitan a la pequeña área de absorción de la misma. Sin embargo, al tener una raíz con una población saludable de micorrizas se aumentan dramáticamente las poblaciones de estas bacterias beneficiosas que trabajan en para la nutrición de la planta. Al aumentar las poblaciones de estas bacterias se aumenta la capacidad de producir nutrientes para la planta.

Ventajas de presencia de las micorrizas en los transplantes

1. Producción de un extenso y bien ramificado sistema radicular.
2. Aumenta la capacidad de absorción de la raíz.
3. Aumenta la disponibilidad de agua y nutrientes para suplir la demanda de la planta.
4. Mayor supervivencia bajo condiciones de estrés incluyendo sequía.
5. Suministro sustentable de nitrógeno, fósforo y otros minerales necesarios para mantener la nutrición de la planta (dependiente de la población de bacterias beneficiosas).
6. Mejora el ambiente para la asignación de azucares en la planta.
7. Produce glomalina que es un exudado de proteína de los VAM que funciona como una pega para las partículas del suelo mejorando las características físicas del mismo.

Existe vasta evidencia que estas asociaciones con micorrizas mejoran la absorción de agua y nutrientes ya que aumentan el volumen del suelo accesible a la planta, aumentan la capacidad de absorción del sistema radicular en el suelo y forman sitios mutuos con las bacterias beneficiosas que promueven el sistema sustentable de biofertilidad. Hoy día es posible inocular las raíces de palmas, céspedes, árboles, arbustos y plantas tropicales con micorrizas específicas para cada una de las necesidades de estas plantas.

La autora es Agrónomo del Cliente en Ochoa Fertilizer Co., Inc. TEL. 787-821-2200 ggonzalez@ochoafertilizer.com

Washingtonian robusta de 2 años de transplantada sin inoculación de micorrizas, presentaba un crecimiento de 2 ½' de madera.

Washingtonian robusta de 2 años de transplantada con inoculación de micorrizas, presentaba un crecimiento de 5' de madera.

PHC México en Acción
« « Anterior
Apóyate en el Equipo más Profesional /
Localice a su Distribuidor Autorizado más cercano: Lada sin costo 01.(800).800.30.93
Plant Health Care de México
Avenida Ceylan 959, Bodega 26
Colonia Industrial Vallejo
Delegación Azcapotzalco
C.P. 02300, Ciudad de México
Teléfonos:
(52) 5368.1653
(52) 5286.9702
(52) 5256.2839