INFORMACIÓN TÉCNICA
Ajo
Una producción programada y especializada
 

POR EL ING. JOSE GPE. GOMEZ BRINDIS

 
Productos biológicos, parte inetegral en la producción de ajo elefante
 

 

cama, y 30 cm entre hilera e hilera, para contar con una población total de aproximadamente 160 mil plantas/ha. La siembra se realiza de octubre a noviembre, para cosechar en julio.

Fitosanidad y nutrición
“Después de 8 meses de trabajo en la obtención del ajo elefante, es preciso cuidar con la más alta precisión el aspecto fitosanitario, ya que en los últimos 15 a 20 días la presencia de enfermedades del suelo puedan causar perdidas superiores al 30%, por lo que se deben integrar tácticas como el control físico eliminando las plantas dañadas para evitar la propagación del problema, complementado con un calendario de aplicación de plaguicidas fungicidas, insecticidas y acaricidas. Es un cultivo susceptible al ataque del ácaro del bulbo (Rhizoglyphus spp y Tyrophagus spp) y a los trips (Thrips tabaci y Frankliniella accidentalis)”, informó el horticultor.

Pedro Ernesto del Castillo

Otro aspecto fundamental agregó, radica en proporcionarle a la planta la mejor nutrición que garantice un adecuado y mejor llenado del bulbo. El ajo demanda más fertilizante que muchas otras hortalizas, sin embargo, es preciso efectuar un análisis del suelo antes de sembrar para determinar las

 
“La conjugación de varios elementos entre los que destacan buenas condiciones ambientales, una buena preparación del suelo y un adecuado paquete tecnológico, donde la integración de productos biológicos para el control de enfermedades del suelo, el mejoramiento de la nutrición y el incremento del contenido de materia orgánica, han sido una parte significativa en los buenos resultados en la producción de ajo elefante”, señaló a de Riego el Lic. Pedro Ernesto del Castillo Cueva, propietario del Rancho Hortícola “El Valle Verde”, en Perote, Veracruz.

“La producción de ajo elefante se inicio en base a la experiencia y los conocimientos de la región productora de Tétela de Ocampo, Puebla, donde incluso se llegó a denominar como “ajo de Tétela”, producido con un paquete tecnológico fincado en surcos de 80 cm y 8 plantas por metro lineal, lo cual funciono muy bien por varios años”, precisó del Castillo Cueva, propietario del rancho de 83 ha, 16 de las cuales se encuentran con riego por aspersión y el resto esta cambiando cada año a riego por goteo.

  Desafortunadamente -agregó-, en esa región se descuido una parte fundamental en la producción de esta especie: el aspecto fitosanitario y ante el indiscriminado empleo de las mismas superficies para su obtención, causaron su contaminación con enfermedades del suelo y por consecuencia actualmente no se puede sembrar ajo elefante en dicha región.

“Hace cinco años iniciamos la producción de ajo elefante (Cuadro 1) y en los últimos dos se han establecido 18 hectáreas, desde su primera siembra se ha probado distancia entre plantas, tipos de surcos, nutrición y métodos de riego, conociendo las laminas de riego, ya que es un producto que demanda mucha agua para su llenado, así como para evitar cualquier exceso que pueda causar problemas fitosanitarios. Es un cultivo muy exigente en la nivelación del suelo”, precisó del Castillo Cueva.

En cuanto al riego, se comenzó con aspersión de avance frontal y en los últimos tres años se cambio a riego por goteo, se llego a establecer hasta 12 plantas por metro lineal, pero ahora se trabaja con 8 plantas, en camas con 60 cm en la parte alta y un metro entre camay

PHC México en Acción
« « Anterior Siguiente » »
Apóyate en el Equipo más Profesional /
Localice a su Distribuidor Autorizado más cercano: Lada sin costo 01.(800).800.30.93
Plant Health Care de México
Avenida Ceylan 959, Bodega 26
Colonia Industrial Vallejo
Delegación Azcapotzalco
C.P. 02300, Ciudad de México
Teléfonos:
(52) 5368.1653
(52) 5286.9702
(52) 5256.2839